Sindicalistas salvadoreños impartirán charlas sobre trabajo y emprendedurismo laboral en Europa

Comparte la verdad verdadera
  •  
  •  
  •  
  •  

El sindicalismo salvadoreño está en la lupa del mundo laboral, debido a que sus agremiados son personas excesivamente laboriosas.

El Sindicato de Trabajadores del Gobierno (SINTRAGO) ha sido convocado por sindicatos de la industria automotriz de Japón, Italia y Alemania, debido al trabajo sin precedentes que realizan en las instituciones de gobierno.

SINTRAGO se destaca por defender causas laborales tan justas como: Defender trabajadores ebrios, promover el odio de clases, repartir panfletos ofensivos, amenazar con cerrar oficinas, cobrar la cuota sindical sin rendirle cuentas a nadie y, por su puesto, quemar llantas en la vía pública.

Ana Jodel de Dolores, presidenta de SINTRAGO, recalca que para elegir a sus agremiados, estudian sus currículos, afiliación religiosa, pero sobre todo, que tengan un gran ímpetu por el trabajo.

Es por estos logros que ahora SINTRAGO impartirá una jornada de emprendedurismo y superación laboral, iniciando en Japón, país donde se ha detectado un incremento en la productividad en los trabajadores y, por ende, una cultura hostil al sindicalismo.

“Los trabajadores de la industria automotriz en Japón no tienen idea de las virtudes de andar difamando a través de panfletos, gritando improperios y manchar propiedad privada; por eso, SINTRAGO les impartirá jornadas completas sobre el verdadero sindicalismo”, especificó Jodel de Dolores, quien es trabajadora del sector Salud y tiene voz grave.

SINTRAGO se formó a través de la red de sindicatos de las diferentes dependencias del sector público. Dentro de sus estatutos se encuentra como objetivo principal: “trabajar con ímpetu para el fortalecimiento moral de la Ley del Mínimo Esfuerzo”.

Luego de su visita a Japón, SINTRAGO viajará a Alemania, país donde la producción se ha incrementado estrepitosamente, debido a la puntualidad de los trabajadores y el conformismo de los que se sindicalizan.

“En Alemania, el problema de los sindicatos es que se vuelven conformistas y tranquilos; una vez se sindicalizan, se acomodan”, recalcó la presidenta de SINTRAGO, quien además es tesorera de la asociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *